Al menos once personas murieron y unos 50 niños resultaron heridos en una explosión de un carro bomba en el centro de Kabul, seguida por el asalto de hombres armados de un edificio, un ataque reivindicado por los talibanes.

Según el balance de las autoridades, los ataques dejaron como saldo un muerto y 93 heridos, entre ellos medio centenar de menores.

Los niños, que se encontraban en cinco escuelas parcialmente dañadas por la explosión, resultaron heridos por trozos de vidrios, hasta el momento están fuera de peligro.

La explosión, que tendría como objetivo el centro logístico y de ingeniería del ministerio de la Defensa, tuvo lugar cerca a los estudios de una reconocida cadena de televisión que resulto con daños leves en sus estudios.