El 18 de agosto se realizó la audiencia para juzgar la responsabilidad del exmagistrado Rodrigo Escobar Gil en el Caso Pretelt, en que éste pidió 500 millones de pesos por un fallo de tutela, según la grabación eje del proceso. La Fiscalía pidió condena y, curiosamente, la procuraduría de Fernando Carrillo solicitó absolverlo.

                                                                                             

Esta confesión de 2015 del abogado Víctor Pacheco es una de las pruebas que demuestran que el expresidente de la Corte Constitucional Rodrigo Escobar Gil, se valió de su fuero y de sus relaciones en el alto tribunal para buscar una influencia indebida en la selección de la tutela por la que Fidupetrol acordó pagarle 400 millones de pesos; estrategia que ideó su amigo y aliado Jorge Pretelt.

Publicidad

El Fiscal del caso, Fabián Ordóñez, aseguró que “parte de la maniobra bajo la cual se desembolsaron 400 millones de pesos, de aquellos 500 que había solicitado el señor Jorge Pretelt”.

El apoderado de la Corte Constitucional que hace parte del proceso como víctima, apoyó la petición de la Fiscalía de condenar a Escobar

Según la Fiscalía y la Corte, Escobar incurrió en el delito de tráfico influencia de particulares al concertar con Pretelt un almuerzo con el magistrado Mauricio González, quien tenía el poder de seleccionar la tutela, y le menciona el interés de Fidupetrol.

Prevalido de la amistad, el representante de unos intereses de Fidupetrol, interactúa por fuera del proceso, cosa remotamente lejana para cualquier otro ciudadano”, puntualizó el fiscal.

“Y no se trata abiertamente, se trata subrepticiamente”, según el abogado de la Corte.

El fiscal Ordóñez puntualizó: “El almuerzo fue anunciado por la oficina de Rodrigo Escobar a los directivos de Fidupetrol como parte de su gestión profesional”.

Sin embargo la Procuraduría, que ya había mostrado abiertamente su defensa al magistrado Jorge Pretelt en época de Ordóñez, salió en defensa de Escobar, ahora en la administración de Fernando Carrillo.

El apoderado y compañero de Escobar Gil, Jaime Granados, le restó gravedad a la conducta del procesado que estaba actuando como abogado:

“Que tiene de malo que el doctor Rodrigo Escobar tenga una aspiración económica en un contrato”, afirmó Granados.

Por su parte el defensor de la Corte Constitucional, pidió la condena contra Escobar:

Lamento realmente que el doctor Escobar nos haya defraudado a todos, y la única manera de reparar a la sociedad es con una condena sancionatoria”, concluyó.

Granados interpeló: “Es claro que Víctor Pacheco mintió, él mismo lo reconoció”.  

De nuevo, el procurador lo apoyó: Es un testigo interesado, y por lo tanto mentiroso”, afirmó el representante del Ministerio Público.

Y el fiscal puso el dedo en la llaga: “El señor Fernando Mendoza le insistió que por favor tratara de favorecer a los intereses del señor Pretelt  (…) Fidupetrol pagó 200 millones de pesos no reembolsables al doctor Rodrigo Escobar Gil, para que ni siquiera firmando un memorial”

El juez decidirá el 15 de septiembre, si condena o no a Rodrigo Escobar Gil.

Noticias UNO