España ha detectado un aumento en las descargas de pornografía infantil a través de Internet desde que comenzó el confinamiento, un problema que también se da en otros países europeos, según un informe de la Europol.

La investigación, elaborada a partir de los datos aportados por los Estados miembros, alerta del aumento de la ciberdelincuencia en la Unión Europea en las últimas semanas, coincidiendo con las restricciones impuestas a la población como medida para frenar la propagación del coronavirus.

La producción y distribución de pornografía de menores en Internet es uno de los delitos que, según Europol, «parece estar aumentando últimamente», una conclusión a la que la organización llega «sobre la base de una serie de indicadores».

Los pederastas demuestran «un aumento del interés» en obtener imágenes de menores explotados sexualmente, y confían en que haya más niños conectados a internet durante la pandemia, según el informe.

Entre los ejemplos en el informe se cita a España, donde entre el 17 y el 24 de marzo se produjo un aumento del 25 % en el número de conexiones para la descarga de material de contenido pedófilo, una tendencia sobre la que otros países han informado también, revela el informe.

Al mismo tiempo, hay un incremento en el número de intentos de acceder a páginas web donde se difunde ese tipo de material y en las denuncias de particulares sobre contenidos pedófilos, que también en España han registrado un «aumento significativo» desde principios de marzo.

Ha incrementado adicionalmente la naturaleza y el volumen de los comentarios en foros utilizados por quienes abusan de menores, según Europol.

Esta organización señaló que tiene previsto seguir evaluando el impacto de la crisis del coronavirus sobre la explotación sexual infantil «y apoyar las investigaciones pertinentes», indica el informe.

Precisamente la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, alertó esta semana de este problema y anunció que Bruselas tiene previsto presentar «pronto» una estrategia para combatir los abusos sobre menores.

Otro delito que va en aumento durante las últimas semanas, según Europol, son los ataques de virus informáticos, algo que se espera que «continúe y aumente en escala» en el futuro.

Adicionalmente, los grupos de delincuencia organizada y actores respaldados por algunos estados «buscan explotar la crisis sanitaria» para «sacar un provecho o avanzar en intereses geopolíticos».

De igual forma continúa expandiéndose la desinformación y las »noticias falsas», con consecuencias potencialmente dañinas para la salud pública y la comunicación efectiva durante la crisis.