La ciencia ha ganado tiempo en la detección del autismo. Cuando éste desorden se puede diagnosticar antes del primer año, los niños que la padecen pueden tener mejor calidad de vida. 

A partir de ahora se podrá diagnosticar desde los nueve meses de edad el autismo, un desorden que impide al niño, comunicarse  con el mundo exterior.

El autismo hasta ahora sólo se podía diagnosticar a partir de los tres años de edad. Hoy, científicos de la universidad de McMaster en Ontario, Canadá lograron a través de un sensor que mide los movimientos del ojo, descubrir la patología del niño oportunamente.   El estudio se basa en que los niños autistas tienen la mirada dispersa, jamás ven a los demás a los ojos y no logran fijar su mirada en el rostro de otra persona.

El grupo de investigadores ha dicho que este adelanto científico permitirá que el 5% de los niños autistas del mundo puedan someterse a un mejor tratamiento, ya que la enfermedad hasta ahora no tiene cura, pero sus efectos se pueden  reducir a nivel prácticamente imperceptible.