Debido a las diferentes irregularidades de insalubridad que se estaban presentando en el matadero municipal, Corpoguajira ordenó su cierre debido a que se violentaba la normatividad ambiental.

Gracias a las investigaciones se logró determinar que no se estaba manipulando de manera adecuada la carne y el vertimiento de desechos urbanos se estaba llevando al mar.

Los comerciantes y consumidores dicen estar preocupados, pues al desabastecimiento del producto, por el cierre del matadero es casi inminente el incremento del ingreso ganado de contrabando, que no se sabe en qué condiciones llegan a la ciudad.