Con información suministrada por la Agencia Antidroga de los Estados Unidos, la Policía Antinarcóticos de Colombia identificó y ubicó a los cinco integrantes de una organización delictiva que enviaba desde el centro del país heroína y cocaína hacia Centroamérica y desde allí hacia Estados Unidos.

Cada uno de ellos tenía una función específica; alias el Compadre, financiaba la compra del alcaloide en el sur del país, alias La Comadre pagaba los gastos del transporte, alias El Visco, contactaba a los proveedores del estupefaciente, alias El Viejo, buscaba a los pasantes y les enseñaba cómo actuar ante las autoridades y alias Julián tenía las conexiones en el exterior a quienes les vendía los envíos de alcaloides.

El uso de estudiantes universitarios es cada vez más frecuente para el narcotráfico, este fin de semana, seis personas fueron capturadas en el aeropuerto El Dorado.