Menos notorio para la prensa pero más grave para la justicia es la corrupción de más de 30 miembros del poder judicial en el caso Corelca.

Jueces, notarios, registradores de instrumentos públicos y otros servidores se concertaron para dejar en manos del contratista Connequipos un predio de 18 mil millones de pesos que les correspondía a unos campesinos.