La técnica ancestral, única en el mundo del Barniz de Pasto, recibió aprobación para ser inscrita en la lista representativa de patrimonio cultural inmaterial de Colombia. Un Plan Especial de Salvaguarda y una escuela taller apoyarán la protección y sostenibilidad de estas obras de arte.

El artesano Eduardo Muñoz explicó que “desde la llegada de los españoles se trabaja esta técnica y más se trabajó aquí en Pasto».

«Desde luego que era el pueblo más cercano que estaba más civilizado, por decir algo, entonces desde ese tiempo el Barniz de Pasto era una técnica tradicional que se ha hecho popular, según el conocimiento de arte que tenga el artista”, añadió.

El Barniz de Pasto es de origen prehispánico y único en el mundo. Consiste en la decoración de objetos de madera, con delgadas láminas coloreadas y recortadas, que se obtienen al procesar la resina vegetal que producen los cogollos del Mopa-Mopa.

Hoy los nariñenses gozan con gran júbilo ser parte de un nuevo patrimonio cultural e inmaterial de Colombia, que le aporta color y unas firmes raíces en sus tradiciones.