La agenda legislativa será copada por los proyectos de la Justicia Especial de Paz.

Se revivirá así la batalla política entre el gobierno y la oposición de derecha, por la forma en que serán juzgados los guerrilleros que se reintegran a la vida civil.