El senador demócrata Bernie Sanders, cuyo llamado a una agenda progresista cautivó a millones de seguidores, acaba de anunciar su retiro de la carrera presidencial en Estados Unidos, dando al ex vicepresidente Joe Biden vía libre para su nominación presidencial como candidato oficial de los demócratas, y así enfrentar en las elecciones del 3 de noviembre al presidente republicano, Donald Trump.

El senador independiente de Vermont se dirigió a los seguidores a través de transmisión virtual. La salida de Sanders se produce después de una serie de derrotas ante Biden en las elecciones primarias.

La intensificación de la pandemia de coronavirus también significó que ya no podía realizar las grandes manifestaciones que llegaron a definir su movimiento de base, aunque a menudo señaló los problemas que muchos estadounidenses tenían para hacerse la prueba y tratar el virus como una forma de impulsar su propuesta distintiva de Medicare para Todos.

Ferozmente sin disculpas, el llamado del senador independiente de Vermont por la justicia económica, la atención médica universal y el fin de la «clase multimillonaria» fue el fuerte estribillo de dos campañas presidenciales que llevaron al partido demócrata a la izquierda.