Hoy Bogotá presenció la Marcha del Orgullo Gay.

A diferencia de lo que sucedió durante este fin de semana en varios países de Europa, donde también se hizo sentir la homofobia, en Bogotá la marcha trascurrió tranquilamente. Incluso quienes no están de acuerdo, pudieron expresar pacíficamente su inconformidad.

El centro de Bogotá era un carnaval gay.

La carrera séptima, se convirtió en un mar de diversidad, gays, lesbianas, transformistas, bisexuales, y transgeneristas de Bogotá, conmemoraron la décima segunda marcha del orgullo gay.

A medida que avanzaban, miles de ellos dejaron atrás las palabras rara, o raro, activistas de cientos de organizaciones y entidades apoyados por la alcaldía de Bogotá se tomaron la ciudad, y con la ropa se quitaron la pena, para ponerse de frente al mundo como lo que son.

Y pese a las miradas de asombro y a las críticas de algunos.

Se gozaron la extenuante jornada, con el único propósito de gritar a los cuatro vientos que como homosexuales tienen derechos.

De espaldas a la Catedral Primada de Bogotá, en plena Plaza de Bolivar, sellaron la marcha con una manifestación llena de música y banderas.

En donde sin inhibición alguna la capital le dio su espacio a la diversidad.