Con más fe en sus creencias religiosas que recursos financieros un grupo de personas se acerca a los indigentes de Bogotá para satisfacer sus necesidades más inmediatas.