El gobierno de George W. Bush anunció que Bolivia fue incluida en la lista negra por que  “ha fracasado de manera comprobable” en la lucha contra la producción y el tráfico de drogas ilícitas.

Aunque la inclusión a esta lista significa que se le recortará la ayuda financiera,  pero  por  seguridad nacional, se decidió que continuará suministrandole ayudas económicas.

Entre las razones de la decisión tomada por el gobierno estadounidense,  se menciona que e la llegada de Evo Morales a la Presidencia, el país no cooperó adecuadamente con los compromisos adquiridos.

El Departamento de Estado anunció que ha organizado vuelos para los ciudadanos estadounidenses que quieran abandonar Bolivia.

La decisión sobre incluir a Bolivia en la lista de descertificados fue tomada cinco días después de que ambos gobiernos suspendieran  sus relaciones diplomáticas con la expulsión de sus respectivos embajadores.