Sin acuerdo con el Gobierno, los indígenas del Cauca han prolongado indefinidamente su protesta, la de los corteros lleva 50 días y los empleados portuarios de Buenaventura están en asamblea…

Los braceros y estibadores de Buenaventura dicen que, para conseguir un salario justo, están dispuestos a parar el principal puerto de importaciones del país.

Los intentos del ministro de la Protección Social, Diego Palacio, por apaciguar los ánimos de los corteros de caña y los braceros del puerto de Buenaventura no tuvieron éxito este fin de semana.

Aunque uno de los ocho ingenios que completan 50 días en paro, logró un acuerdo con sus trabajadores, los restantes doce mil empleados radicalizaron su posición y dijeron que mantendrán la protesta mientras sus salarios sigan siendo miserables.

“La  empresa nos hizo creer que éramos dueños y, un cortero, de domingo a domingo, por muy bien se gana 200 mil pesos quincenales.. a unos les quedan 140 mil pesos quincenales”…

Además reclaman porque su condición no ha mejorado…

“En el 82, nosotros nos ganábamos un salario mejor y el precio era más.. desde eso no nos aumentan”…

La situación no es muy diferente a la de los braceros y estibadores del Puerto de Buenaventura que tras la reunión con el Ministro decidieron mantener la Asamblea Permanente y mañana enviarán una delegación hacia Bogotá para buscar solución a sus condiciones laborales.

Los representantes de los cincos sindicatos portuarios reclaman mejores sueldos pues muchos de los 1.600 trabajadores ganan entre 35 mil y 63 mil pesos quincenales, con jornadas de doce horas diarias.

Los trabajadores no olvidan las promesas que les hicieron hace once años, cuando pararon por doce días, y que nunca se cumplieron.

Mientras tanto, los indígenas decidieron mantener indefinidamente su Minga en La María porque, según dijeron, su reunión con el presidente Álvaro Uribe no dio respuesta concreta a los cinco puntos por los que se inició su movilización.