El embajador estadounindense en Colombia, comentó al Washington Post que su gobierno autorizó la operación "jaque" y 12 militares para respaldar el operativo militar, 48 horas antes de su ejecución.

Según la publicación, el embajador  aseguró que  "Doce unidades de reconocimiento, algunas de las cuales incluían tropas élite de Estados Unidos, tomaron posición a lo largo del rio Apaporis, la ruta que los oficiales creían que las FARC tomarían. Seguíamos a la guerrilla a través de un terreno que ellos sabían era todo un desafío", y reveló que estuvo bajo presión de sus superiores, entre ellos, el vicepresidente Dick Cheney y la secretaria de Estado, Condolezza Rice para convencerlos que la operación no pondría en riesgo a los cautivos sobretodo a los tres civiles estadounidenses.

Publicidad

El diplomático comentó además que las tropas estadounidenses no participaron directamente en la operación, pero si tuvieron que ver con programas de entrenamiento a las tropas colombianas en la planificación de la estrategia contraguerrilla, y en inteligencia militar para interceptación en las comunicaciones de las FARC.

Brownfield aseguró que la misión fue una idea colombiana así como su ejecución y resultados pero los Estados Unidos supervisaron cada una de las etapas de desarrollo de la misma, desde hace cinco años.

En el operativo militar se incluyeron 12 unidades de reconocimiento, pertenecientes a la tropa élite estadounidense en la margen del río Apaporis para respaldar la operación si las FARC tomaban esa ruta de evacuación.

En la entrevista,  dijo que meses atrás de la “operación jaque”, prometió a las familias de los tres ciudadanos estadounidenses secuestrados que ellos estarían a salvo y que él como representante del gobierno en Colombia nunca recomendaría o aprobaría un rescate que pusiera en riesgo sus vidas.