Los buses de Transmilenio, cuya vida útil fue establecida en 800 mil kilómetros, terminarán siendo explotados hasta los un millón y medio, por cuenta de los retrasos de la administración en convocar a la licitación para renovarlos.