El presidente de Estados Unidos celebró su cumpleaños número 62 en Japón y en medio de protestas.

Al presidente de los Estados Unidos George Bush, el cumpleaños numero 62 le tocó en Japón.

Allí en la isla de Hokkaido, se lleva a cabo la cumbre del g8, encuentro que reúne a los mandatarios de las ocho potencias del mundo y que este año comenzó con la reunión entre el cumpleañero presidente de Estados Unidos y el primer ministro japonés Yasuo Fukuda, para discutir uno de los temas de mayor preocupación mundial: Corea del Norte.

Al final, Bush se comprometió con Japón a trabajar en una verificación en firme respecto al desarme nuclear, y a ayudar en las negociaciones con el régimen de Pyong Yang para que liberen a los ciudadanos japoneses secuestrados en Corea del Norte.

Lejos de celebrar, con torta y velitas al presidente George Bush, le tocó conformarse con las flores japonesas que le entregaron los nipones, como parte del protocolo de la cumbre de los ocho países mas ricos del mundo.