Gracias a labores conjuntas entre la Fiscalía y la Dijín se detectó una estructura criminal que, con falsos ofrecimientos laborales, habría reclutado a más de 100 niñas, adolescentes y mujeres en un barrio de La Dorada, Caldas; a todas las habrían llevado a Trinidad y Tobago, donde fueron obligadas a ejercer actividades sexuales. 

“Un grupo de mujeres recorría las calles de un sector específico en La Dorada, contactaba jóvenes en condición de vulnerabilidad entre 15 y 19 años de edad, y les prometían trabajo como meseras, enfermeras o niñeras en Trinidad y Tobago, con supuestas retribuciones de hasta $30’000.000 mensuales”, indicó el ente acusador.

Quienes se dejaron tentar de estas promesas que, al parecer, incluían documentos y una porción de dinero en condición de préstamo mientras iniciaban las presuntas labores, fueron trasladadas por vía terrestre hasta Cúcuta, recibidas por dos hombres en la frontera y transportadas en vehículos particulares hasta la población costera de Güiria, en el estado Sucre, en Venezuela.

Desde este punto en el mar Caribe, las menores de edad y las mujeres eran trasladadas en botes hasta Trinidad y Tobago, donde presuntamente la cabecilla de la estructura las recibía e instalaba en un establecimiento comercial en Puerto España, que tenía la apariencia de hotel pero que, en realidad, era una casa de lenocinio. 2

Gracias a las investigaciones, se pudo determinar que a las víctimas les quitaban los documentos personales, las retenían en pequeñas habitaciones, vigilaban todos sus movimientos, les restringían la alimentación y el uso de servicios públicos, y las explotaban sexualmente con fines comerciales hasta que cumplieran con la totalidad de la deuda por el viaje y la manutención, que siempre era elevada a dólares para que pasaran meses y hasta años sin poder escapar del encierro.

Cómo posibles responsables de los hechos fueron capturadas en esa población y enviadas a la cárcel de Picaleña en Ibagué, Tolima, Edna Ruth Avendaño Esterling, Mónica Tatiana Avendaño Esterling, Angie Carolina Hernández López. Las tres mujeres fueron imputadas por el delito de trata de personas. 

En la misma audiencia, la Fiscalía obtuvo orden de captura contra Krisna Maryana Beltrán León, alias Andrea, la supuesta cabecilla de la red de trata de personas, quien vive en Trinidad y Tobago y coordinaría todo lo relacionado con la explotación sexual comercial de las víctimas, por lo que la Dijin de la Policía, a través del personal de Interpol Colombia, realizará los trámites necesarios para su ubicación, lograr la detención internacional y envío al país.