En medio de una huelga de hambre de varias personas privadas de la libertad en las estaciones de Policía de Bucaramanga, que protestaban por la prohibición de ingreso de alimentos que llevan familiares en medio de las visitas, generó sospecha en las autoridades y puso al descubierto la manera cómo los delincuentes tratan de ingresar sus drogas a las celdas en estos centros de detención.

En la investigación, se logró descubrir que en las raciones de comida que los visitantes pretenden hacer llegar a sus familiares detenidos, lograban camuflar sustancias ilícitas que luego terminaban al interior de las estaciones de Policía.

“Se logró en la estación de la Cumbre la detección de 120 cápsulas entre marihuana, otras sustancias como base de coca y pastillas sintéticas que intentaron introducir a esta sala de detenidos, a través de la modalidad de encomienda”, dijo el subcomandante de la Policía de Bucaramanga, Luis Quintero.

Se logró encontrar en unos paquetes de pasabocas estos elementos que muy maliciosamente y artesanalmente trataron de simular, con el fin de evadir los controles que está realizando la Policía”, detalló el oficial.

Frente a lo anterior, el alcalde de Floridablanca, Miguel Ángel Moreno pide que los policías administrativos (de oficina) de la institución, que salgan también a las calles a patrullar para combatir la delincuencia.

“Poder contar en Floridablanca con personal administrativo que vaya a suplir esas capacidades que hoy la Policía Nacional está perdiendo por tener uniformados en labores administrativas, estos policías deben acompañarnos en las calles, deben ayudarnos a brindar seguridad y vigilancia en los diferentes sectores”, dijo el alcalde.

Por el hallazgo de los alucinógenos en la comida no hay capturados hasta el momento, pero se tienen pistas claras sobre la persona a quien iba dirigida la encomienda, las autoridades anunciarán capturas en las próximas horas.