Las autoridades detectaron una supuesta manipulación al sistema de reparto, que originó una rápida y minuciosa investigación por parte de la Fiscalía que puso al descubierto presuntas irregularidades que terminaron por favorecer con prisión domiciliaria y permiso para trabajar, a Germán Orlando Espinosa, un hombre condenado por el delito de tráfico, fabricación y porte de estupefacientes.

Tres funcionarios, cada uno con roles y obligaciones diferentes, se habrían aliado para que el sentenciado recibiera los beneficios judiciales, sin tener derecho a ellos.

Estas personas corresponden a un juez de Ejecución de Penas de Bogotá, detenido en Cartagena; una funcionaria del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar y un ingeniero de sistemas de la Rama Judicial.

Los detenidos se encuentran en audiencias preliminares en los jusgados de Paloquemao. La Fiscalía les imputará los delitos de acceso abusivo al sistema informático en concurso con daño informático, prevaricato por acción, falsedad en documento público y falsedad material en documento público.