A cinco días de la tragedia del puente de Chirajara, y sin que aún se sepan sus causas, el lugar se convirtió en parada para selfies de los turistas.