Una nueva emergencia se presentó en el puerto de Barranquilla. Por restricciones que se impusieron en el canal de acceso como consecuencia del bajo calado, dos embarcaciones fueron desviadas al puerto de Santa Marta. 

El primer buque desviado a Santa Marta, el cual debió haber llegado a Barranquilla este jueves, descargó 5.870 toneladas en la capital del Magdalena y otro que debía arribar en 24 horas, descargó en el puerto samario unas 9.900 toneladas.

Alfredo Carbonell, presidente de Asoportuaria dijo, «eso causa una afectación, en este momento los buques deben aligerar carga en Santa Marta para poder ingresar y esto por supuesto, afecta la competitividad del puerto. Es un sobrecosto que deben pagar los usuarios».

Advierten los empresarios portuarios que pese a la urgencia de un dragado, estos trabajos físicamente no se podrán adelantar en menos de 15 días pues las dragas de las que dispone están en Europa.

«Existe ya un contrato entre Cormagdalena y Dredging International, no han definido cuál es el equipo que van a traer. Lo preocupante es que las opciones que tienen en la mesa son equipos que están en Europa que demoran aproximadamente tres semanas en arribar y aún no se ha definido cuál es el equipo que va a venir», sostuvo Carbonell.

La mayor preocupación para los empresarios es que el Gobierno nacional no da viabilidad al documento Confis, que daría vía libre a una nueva APP del Río que garantice el mantenimiento del canal de acceso las 24 horas del día.

El presidente de Asoportuaria aseguró, «entonces la situación es muy preocupante. Los anuncios que se han hecho han quedado en anuncio. No se ha concentrado este importante proyecto para dejar de sufrir estas afugias».

Publicidad

La restricción que rige en el puerto de Barranquilla es de 8.5 metros de calado para embarcaciones que midan entre 180 y 200 metros de largo y de 8.7 metros para embarcaciones de 180 metros.