Se trata de un proyecto de ley que fue aprobado en el último debate de la plenaria del Senado el pasado miércoles y que busca ofrecerle mejores opciones a los estudiantes que optan por tomar este tipo de créditos para formarse como profesionales. 

Con este proyecto se le permitiría a los usuarios pagar las cuotas de sus créditos dependiendo de sus ingresos, los cuales no podrían representar más del 19% del valor del crédito. “Si una persona se gana $1.171.863 podría pagar $105.500 mensual y no $ 776.963 por recibir el mismo beneficio. “Si se gana el mínimo no pagará más de $50.000”, señaló Rodrigo Lara, congresista a cargo del proyecto.

También puedes leer: Todo lo que debes saber del censo presencial obligatorio que inicia este mes

A su vez, la iniciativa contempla congelar el crédito de los usuarios que estén desempleados y se les restablecería cuando tengan una opción estable de empleo. 

Otro cambio que contemplaría el proyecto de ley catalogado como “sistema de financiación contingente al ingreso para créditos del Icetex” es que ya no será necesario contar con un codeudor para solicitar el préstamo. Además los beneficiarios no podrán ser reportados a centrales de riesgo, ni se requerirá estudio del crédito.  

No todos lo ven con buenos ojos

No obstante, este proyecto no ha recibido respaldo unánime. Desde el partido del Polo Democrático, el senador Senén Niño ha “puesto el dedo en la llaga”, al señalar que con la aprobación del proyecto, se “constituye como un atentado al derecho fundamental de la educación”. 

Te puede interesar: ¿Por qué olvidamos los recuerdos de nuestros primeros años de vida?

De acuerdo con el senador, la deuda del Icetex dejará de ser bancaria y se convertirá en tributaria. Lo que “conllevará a que sean los herederos quienes respondan por dicha obligación en caso de muerte, o no pago del deudor, según los términos establecidos por el Estatuto Tributario y la ley 1066 de 2006”, especificó en un comunicado de prensa publicado en la página web del Senado. 

A lo anterior, agregó en la plenaria del pasado miércoles que “es lamentable que se le diga a los colombianos que se acabaron los intereses moratorios, que se acabaron los intereses sobre intereses. Lo que hay es una desfinanciación de la educación pública. Queda establecido un régimen exorbitante”.

Para que este proyecto se convierta en una realidad, todavía hace falta la sanción presidencial.