La empresa inglesa de las campañas sucias terminó de socia del municipio de Medellín, pues tanto ésta como la capital paisa son aportantes de Piggy a una aplicación desarrollada por colombianos, que dice no tener nada qué ver con campañas políticas.

Le podría interesar: Las coincidencias entre las estrategias de Cambridge Analytica y la campaña del No a la paz