Un camión que venía de Venezuela hacia Colombia, se accidentó en la frontera. No pasó nada grave en términos de vidas, pero sí dio origen a una curiosa situación legal.

El camioncito traía contrabando y sus restos quedaron del lado venezolano del río, por lo cual –técnicamente- el contrabando no se consumó, por eso las autoridades venezolanas no pueden hacer nada. Y las colombianas tampoco porque el camión está en Venezuela.

El Río Táchira amaneció esta mañana con un visitante algo grande y mal ubicado.

En toda la mitad entre Colombia y Venezuela, en el río que divide la frontera, se volcó un viejo camión lleno de contrabando.

El hábil conductor intentó pasar como muchos por la trocha, y atravesar el río para evadir los controles, solo que no se percato que había llovido, que el río estaba crecido.

Ahora el camión es una “papa caliente”, pues teóricamente esta en territorio venezolano, y la guardia nacional de  ese país no le puede hacer nada por que no alcanzó a pasar, y a pesar de estar lleno de libros de contrabando, no ha entrado a Colombia y entonces nada puede hacer tampoco la Policía Nacional.

Como si fuera poco, el conductor se voló, la mercancía se mojó y se dañó, y lo poco que queda del viejo chevrolito se va a perder todo, por contrabandear.