También en Vichada, hay una denuncia contra el ejército por la posible ejecución extrajudicial de una mujer.

Fernando Riascos, un campesino desplazado, asegura que su esposa murió por balas del Ejército cuando cuidaba unas vacas… Según él, la han presentado como caída en operaciones militares.

Según Fernando Riascos, habitante del corregimiento de Guérima – Vichada, el pasado mes de septiembre, miembros del batallón de selva Número 28 asesinaron a su esposa, María Zenaida Leguizamón, en el momento en que la tropa mataba ganado. “Denuncio al ejercito por asesinar a mi esposa el 26 de septiembre en mi casa, a las 6:30 estaban disparando indiscriminadamente, ametrallando ganado como lo venían haciendo desde hace tiempo”.

También asegura que el ejército  dio, en su momento, otra versión sobre la muerte de su esposa.

“Salieron con el cuento que fue en operativos militares cuando nunca, todo el pueblo es testigo que fue muerta por ellos”. El comandante de la Brigada de selva # 28 asegura que la mujer cayó en medio de un combate.

“Las unidades  del batallón Próspero pinzón se encontraban realizando operaciones militares en la zona…La tropa estaba actuando y esperamos que las autoridades den el dictamen de este lamentable hecho”.

El ejército dice que se encargó de auxiliar a la mujer y que nunca ha desamparado a Fernando y su familia. “El ejército prestó primeros auxilios. Hemos hecho acompañamiento desde que se realizó el hecho”.

Pero otra cosa afirma  este campesino, quien asegura que hasta un oficial del ejército le ofreció palta y una vivienda para que no hablara con nadie. “El Mayor me dijo que tranquilo que me sacaría un apartamento pero que guardara calma que no dijera nada”.

A Fernando y sus dos hijas les tocó abandonar el pueblo, según él, por amenazas del mismo ejército. “Nos encontramos desplazados por el ejército”.