Aunque durante una década y media un campesino ha demostrado ante la justicia que él no es el Israel Ramírez al que la justicia busca desde entonces. Hoy otra vez la embarraron policías y fiscales cuando intentó ejercer su derecho ciudadano.

¡Qué tal esto!