Cerca de 700 pequeños productores de hoja de coca del Chocó se oponen a la erradicación forzosa, según ellos están dispuestos a enfrentar a la fuerza pública.

José Calado, cultivador de hoja de coca del Chocó dijo, “está toda la población civil dispuesta a enfrentar a la fuerza pública porque han incursionado de una forma fraudulenta y ya están chocando con los campesinos”.

El representante del colectivo de cocaleros del Chocó señala que en el sector no hay salud, educación, electricidad ni vías de acceso, «fuimos los primeros en ir a Bogotá a decirle al Gobierno, aquí estamos, representamos estos cultivos pero queremos el tránsito de lo ilegal a lo legal por medio de la implementación del Penis».

Pobladores señalan que la incursión militar ha obligado a que familias se desplacen del sector.

“El Ejército se metió allá y empezó a disparar sobre los campesinos y eso da mucho miedo, mucho temor, porque de pronto matan a alguien y allá están mis hijos y me matan un hijo”, indicó Juana Salas Ramos, cultivadora. 

Por su parte, la Diócesis de Apartadó, señala que el Gobierno debe garantizar las necesidades básicas para no entrar en una miseria al erradicar los cultivos.

“Ahí tienen que llegar con inversión, proyectos con salud, educación”, dijo Pilar Plaza, directiva de la Comisión Vida, Justicia y Paz.

Publicidad

Los cultivadores de hoja de coca piden al Gobierno nacional ser escuchados y afirman estar dispuestos a sustituir pero con garantías productivas para el sustento de sus familias.