Los líderes de la comunidad de Remolinos del Caguán, en Caquetá, denunciaron que militares de la Brigada Móvil 22, asesinaron a dos campesinos que hicieron pasar como falsos positivos.

El presidente de la junta de acción comunal de Remolinos, dice que ahora él es la víctima de los militares.

Algunos comerciantes también dicen que han tenido que pagarles a suboficiales para que los dejen trabajar.

También dicen que han sido víctimas de funcionarios de la fiscalía que asisten a operaciones militares.

Durante las últimas semanas hubo cambio de mando en la Brigada Móvil 22. Estas personas dicen que ya dieron a conocer sus denuncias al nuevo comandante de la unidad militar.