Justin Trudeau presentó este lunes un proyecto de ley para congelar la compra y venta de nuevas armas de fuego en el país, tras el tiroteo de la semana pasada en una escuela de Uvalde, Texas que dejó 19 niños y dos maestras muertas.

“En otras palabras, estamos limitando el mercado de las armas de fuego”, dijo Trudeau.

Le puede interesar: Masacre en Texas: Las llamadas al 911 de lo niños y los escalofriantes testimonios de los sobrevivientes

La nueva legislación, el proyecto de ley C-21, también propone retirar las licencias de armas de fuego a los implicados en actos de violencia doméstica o acoso criminal.

También se exigirá que los cargadores de armas largas se modifiquen permanentemente para que no puedan tener más de cinco cartuchos, y prohibirá la venta y transferencia de cargadores de gran capacidad.

El primer ministro, añadió que: “aparte del uso de armas de fuego para el tiro deportivo y la caza, no hay ninguna razón para que nadie en Canadá necesite armas en su vida cotidiana”.