Un organismo cultural del gobierno español anunció este miércoles la cancelación de dos actuaciones de Plácido Domingo previstas en mayo en Madrid, decisión tomada al día siguiente de que el tenor asumiera su «responsabilidad» en un escándalo de acoso sexual.

El Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música, dependiente del Ministerio de Cultura, anuló la presencia de Domingo en la obra «Luisa Fernanda», prevista para 14 y 15 de mayo en el Teatro Nacional de la Zarzuela, debido a «la gravedad de los hechos (…), en solidaridad con las mujeres afectadas y haciendo efectiva esa responsabilidad reconocida por el artista».

«El INAEM y el Ministerio de Cultura y Deporte manifiestan su firme apoyo a las mujeres y el rechazo a todo tipo de acoso, comportamiento abusivo o expresión de dominación», añadió.

«Hasta ahora, la situación era diferente, había una presunción de inocencia», dijo a la prensa el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes.

«Pero en el momento en que él dice que, efectivamente, pasó lo que pasó, y eso en relación con hechos graves que afectan a numerosas mujeres, pues hemos decidido que no procedía seguir con su presencia», añadió.

La cancelación es una bofetada para el tenor, al que al menos 20 mujeres acusaron de manosearlas, besarlas a la fuerza o chantajearlas, en incidentes que en algunos casos se remontan a hace treinta años.

La decisión del Teatro de la Zarzuela tiene una fuerte carga simbólica, ya que allí debía celebrar los 50 años de su debut, en el mismo lugar donde arrancó una prolífica carrera que lo ha llevado a interpretar más de 150 papeles operísticos y a ganar 12 premios Grammy.

Las denuncias trascendieron a partir del pasado agosto. Inicialmente, el cantante, de 79 años, las rechazó categóricamente, pero este martes cambió de estrategia y emitió un comunicado en el que dijo sentir «el sufrimiento» causado a esas mujeres, y aseguró asumir «toda la responsabilidad de [sus] acciones».

Horas después, la asociación estadounidense de músicos (American Guild of Musical Artists, AGMA) reveló que según su investigación interna el cantante tuvo «una conducta inapropiada», y «muchos de los testigos expresaron temor a represalias profesionales como razón para no hablar antes».

Por estas denuncias, el tenor español abandonó en octubre la dirección de la Ópera de Los Ángeles, que ocupaba desde 2003, y vio cómo le cancelaban actuaciones en otras ciudades de Estados Unidos. No obstante, había seguido actuando estos meses en Europa.

A pesar de lo anterior en su página web oficial hay anunciados numerosos compromisos, en lugares como la Staatsoper de Hamburgo en marzo, el Bolshoi de Moscú en abril, Verona en junio o el Royal Opera House de Londres en julio.