Hace una semanas dos venezolanos, entre ellos un militar, fueron capturados cuando presuntamente le vendían armas y municiones a las FARC. Según la Fiscalía, la captura se produjo en Colombia,  pero otra cosa dicen los abogados de los venezolanos.

Ellos aseguran que la captura fue ilegal porque, según su versión, el ejército contactó a los detenidos en territorio venezolano.

Según los abogados, el ejército de Colombia  violó la  soberanía  de Venezuela, al pasar la frontera con ese país  para capturar a dos de sus nacionales, un militar y un taxista-  acusados de  vender armas y municiones a las FARC.

Aseguran que la captura no  fue  en Puerto Nariño, entre Vichada y Guania como lo dijo el ejército  el pasado  cuatro de junio.

Publicidad

Según ellos,  con la autorización de la fiscalia,  miembros del ejercito se desplazaron en una embarcación hasta rió Sipapo al sur de Puerto Ayacucho, Venezuela.

Allí se efectuaría  la entrega de armas y municiones  para las FARC. Los militares que iban en una  operación encubierta,  recogieron a los dos venezolanos,  una vez  llegaron a la frontera con Colombia fueron esposados.

Denunciaron  además que los dos venezolanos  fueron contactados por una persona que les pidió pasar 500 mil bolívares, unos 200 mil dólares,  de manera ilegal,  y que ya en la lancha se dieron cuenta que les  pusieron  tres cajas con armas municiones

En la operación habrían  participaron dos desmovilizados  de las FARC que entregaron información  sobre el lugar donde se  realizaría la venta del armamento.