Agentes del CTI capturaron, en el norte de Bogotá, al general retirado de la Policía Humberto Guatibonza, por presuntamente participar en una red de interceptaciones ilegales.

El general será presentado a un juez de garantías donde se le imputarán los delitos de concierto para delinquir, utilización ilícita de redes de comunicación, acceso abusivo a sistema informático, uso de software malicioso agravado y violación de datos personales.

El exoficial es señalado de tener nexos con un sofisticado centro de operaciones en Ipiales, y dos empresas fachada en Cali, que presuntamente realizaba interceptaciones ilegales a cambio de altas sumas de dinero.

La red habría tenido como clientes a empresarios del sector camionero, y de otro grupo de empresas que buscaron espiar a sus empleados.

Por este caso también fue detenido Julián Villarraga, presunto intermediario de la red de chuzadas y Carlos Arenas, persona cercana a Guatibonza y enlace entre la red de chuzadas con varios clientes.

La Fiscalía General de la Nación también reveló que el senador Armando Benedetti habría ordenado «chuzar» al fiscal general Néstor Humberto Martínez y su esposa, además de los abogados Jaime Lombana y Jaime Granados, incluso al hijo de Lombana.