El pasado 22 de enero, se conoció el caso de un crimen contra una ciudadana colombiana en Nueva Zelanda que conmovió al país.

Ese día hallaron el cadáver de Juliana Cayena Bonilla Herrera, una mujer de 35 años de edad.

De acuerdo con las autoridades, el cuerpo de la mujer fue encontrado sobre las 10 de la noche en su domicilio, ubicado en el barrio Grove Road, condado de Addigton (ciudad de Christchurch).

Bonilla Herrera era oriunda del departamento del Meta y llevaba 10 años viviendo en el país oceánico. Su padre, ya fallecido. fue docente en Villavicencio.

Conozca más: Video: Biden llama “estúpido, hijo de…” a un periodista

Detalles del presunto asesino

“Un hombre de 35 años aparecerá en el tribunal de distrito de Christchurch mañana por la mañana, acusado de su asesinato.”

Este es un fragmento del comunicado que entregó la Policía de Canterbury, con sede en la ciudad donde mataron a la ciudadana colombiana.

La notificación también menciona que ‘La policía no está buscando a nadie más en relación con el asesinato’, constatando que fue solo un sujeto el responsable del crimen contra Juliana Bonilla.

“Me gustaría dar las gracias a la comunidad de Grove Road y sus alrededores por su ayuda para ayudar al equipo de investigación a lograr este resultado en un período relativamente corto” replicó la Policía de Canterbury en su comunicado.

Por ahora, los oficiales avanzan en la búsqueda de pistas y otros detalles que determinen las causas del asesinato.