Luego de que el Gobierno de Nicolás Maduro ordenara la suspensión de actividades laborales tras el apagón que sumió a casi toda la nación petrolera en la oscuridad por tres días, Caracas este viernes amaneció con fluido eléctrico y actividad laboral normal, aunque aún los colegios están cerrados.

Los canales electrónicos de pago han vuelto a estar disponibles, así como la oferta de combustibles en la mayoría de las gasolineras de Caracas.

El Metro, clave en la movilización de pasajeros ante el colapso del transporte público, retomó actividades en sus tres líneas, lo mismo que el ferrocarril que une a parte del estado de Miranda.

En estados del occidente del país como Táchira y Zulia, y del centro-norte, como Aragua y Carabobo, persisten fallas sin que el Gobierno haya informado hasta el momento sobre la situación.

En Aragua y Carabobo hubo cortes del suministro eléctrico por varias horas de esta madrugada, pero en Táchira y Zulia las caídas del servicio se prolongan hasta doce horas en algunos sectores desde el pasado día 7, cuando el país sufrió el primero de los apagones de este mes.

Venezuela sufrió el lunes un corte eléctrico que dejó a oscuras a buena parte del país, el segundo de gran escala en menos de 30 días.