Este jueves Caracas comenzó a recuperar el suministro eléctrico luego del masivo apagón del lunes, aunque una buena parte de Venezuela continúa en penumbras.

Sin embargo, la ciudad amaneció prácticamente paralizada por tercer día consecutivo, esto debido a la suspensión general de actividades que ordenó el Gobierno de Nicolás Maduro y de la dificultad que ha presentado la población para hacer pagos usando los canales electrónicos.

El Metro de Caracas, vital para la movilización de pasajeros ante el colapso del transporte público, continúa sin prestar servicio, por lo que se activó un «plan de contingencia» con autobuses que cubren sin costo las rutas de las tres líneas del subterráneo.

El despacho de combustibles en Caracas permanecía restringido durante la mañana, aunque sin las largas filas de vehículos que se apreciaron el martes y el miércoles.

Según reportes, el corte eléctrico continúa en parte de los estados occidentales de Mérida y Trujillo, y en casi la totalidad de Zulia y Táchira, dos de los territorios más golpeados por las frecuentes fallas eléctricas en el país.