Los italianos en la ciudad norteña de Ivrea marcaron la temporada de carnaval con la anual ‘Batalla de las naranjas’, donde los participantes se atacan mutuamente con la fruta.

Según una leyenda que data del siglo XII, Violetta, la hija de un molinero local, estaba obligada por las leyes feudales a pasar la noche de bodas con el señor malvado de la ciudad. Con el fin de salvar su honor para su prometido, ella decapitó al noble y liberó a Ivrea de su tiranía.

El evento, que se remonta a la época medieval, cuenta con equipos vestidos con trajes medievales de colores brillantes que participan en una feroz pelea de lanzamientos de naranjas que deja las calles empedradas cubiertas por una gruesa alfombra de pulpa del cítrico.