Casi 500 kilómetros de carretera que habían sido construidas ilegalmente por las Farc en zonas de páramo están siendo objeto de especulación y hasta lavado de dólares, desde que la guerrilla dejó de hacer presencia armada en ellas. El Ministro de Ambiente asegura que si la Fuerza Pública no destruye esas vías, a través de ellas seguirán pasando la deforestación y los negocios ilícitos.