En febrero estará completamente habitado el nuevo Gramalote que se construyó para sustituir al que una falla geológica se comió hace casi siete años.