El agente de seguridad de la Procuraduría Abel Martínez, que entabló una queja disciplinaria interna contra su superior, por abuso laboral, recibió una mala noticia en menos de una semana, después de que en Qué Tal Esto se narrara su caso. Los investigadores disciplinarios de esa entidad dependen de la Viceprocuradora quien a su vez es la jefe y aliada del denunciado.