El único antecedente en Colombia de robo de un objeto con valor histórico, seguido por un comunicado, es el de la espada de Bolívar por parte de la guerrilla M-19. Eso sucedió hace 34 años y fue el prólogo de la que se convertiría en sangrienta historia del M-19. .El único antecedente de robo de una pieza de valor histórico en Colombia, fue el caso de la espada de Simón Bolívar.

En enero de 1974, empezaron a aparecer letreros que decían: “Parásitos? ¿gusanos? ¿falta de memoria? Ya viene M-19, la gente creía que se trataba de algún tipo de medicamento, pero no. La realidad sobre M-19 se conoció el 17 de febrero de 1974 cuando desapareció la espada de Bolívar.

La insistente campaña publicitaria por el lanzamiento del grupo guerrillero, culminó cuando los subversivos llegaron a la Quinta de Bolívar, irrumpieron en la habitación contigua a los aposentos de Manuelita Sáenz y destruyeron la urna donde reposaba la espada.

Los subversivos escaparon en un Renault 12 que les prestó un amigo. La espada se hizo famosa… y los guerrilleros también. Aparentemente, esa sería la misma intención del ladrón, que en completo silencio y sin tanta publicidad, robó la obra de Goya el pasado jueves. En cuanto a la espada de Bolívar… pasó por las manos de artistas, más guerrilleros y Fidel Castro hasta cuando el M-19 decidió regresarla en 1991 a la Quinta de Bolívar, pero por si acaso, se decidió que debía ser guardada en una bóveda del banco de la República. En cuanto a la obra de Goya, podría tratarse de un artista bohemio inspirado, con espíritu de exhibicionista que anhela tener reconocimiento.