Rodrigo Tovar Pupo, alias "Jorge 40"

En un relato que hizo ayer desde Barranquilla, ante Justicia y Paz, el ex jefe paramilitar, Rodrigo Tovar, alias “Jorge 40”, admitió que la matanza de Playón de Orozco en el Magdalena, donde masacraron 30 campesinos el 9 de enero de 1999, fue perpetuada por sus hombres y por orden del Comandante de las AUC, Carlos Castaño.

Según la declaración de Jorge 40, Castaño les dijo que en un plazo no mayor a 15 días había que darle 1000 bajas al enemigo. Orden que los jefes paramilitares acataron como venganza por la toma guerrillera de diciembre de 1998 al nudo de Paramillo, campamento donde operaba Castaño.