La historia de Fidel Castro como guerrillero se inició cuando éste era estudiante y visitó Bogotá. Fue el 9 de abril de 1948 cuando por primera vez cogió un fusil. En el barrio La Perseverancia aún lo recuerdan. Él asaltó la estación de policía con otros estudiantes que lo acompañaban y comenzó a repartir las armas que allí encontró entre los habitantes del barrio.