Una investigación médica puede ser la esperanza para millones de hombres que sufren cáncer de la próstata.