Debido a las tensiones comerciales por las medidas arancelarias impuestas principalmente por Estados Unidos, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe redujo la estimación de crecimiento económico para la región de un 2,2 % a un 1,5 %.

La cifra supone una disminución de 0,7 puntos, aunque muestra un ligero incremento si se compara con el alza de 1,2 % del año pasado.

Pese al oscuro panorama, las noticias para Colombia son buenas. La previsión de crecimiento aumentó al 2,7 % tras el 2,6 % estimado en abril, superando el progreso estimado para Brasil y México, dos potencias económicas de la zona.

Los que encabezarán el avance económico serán República Dominicana y Panamá con más de 5 puntos porcentuales.

Para Venezuela el organismo prevé una caída del 12 %, un descenso en picada frente al 8,5 % de la anterior proyección. Esto representa cinco años de retroceso.