Por tercera vez y en está ocasión definitivamente, se cerró la Clínica Esimed de la 80 en Medellín. Locación no adecuada, personal insuficiente, falta de contrato de aseo, de medicamentos y equipos, entre otros, ocasionaron la medida.

«Encontramos que en muchos servicios no cumplían los parámetros de habilitación y que otros servicios que habían mejorado, hoy están supremamente deteriorados”, explicó Carlos Mario Montoya, secretario de Salud de Antioquia.

Los sindicatos y los usuarios protestaron por la precaria situación de la EPS. 200 personas que estaban hospitalizadas tuvieron que ser remitidas a otros centros asistenciales.

«Nos adeudan 6 meses aproximadamente de varias cosas que ya todo el mundo conoce», indicó el médico de urgencias, Mario Medranda.  

En manos de la Superintendencia de Salud quedó la investigación de la mala atención de Esimed en Antioquia.