El gobierno de Estados Unidos anunció el cierre de la oficina de la Organización para la Liberación de Palestina, OLP, en Washington a la que acusó de no haber actuado para retomar las negociaciones directas con Israel.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Heather Nauert, hizo el anuncio a través de un comunicado en el que enfatizó que en vez de avanzar en un diálogo con Israel, la oficina ha condenado el plan de paz de Estados Unidos y se ha negado a involucrar al país norteamericano en los esfuerzos de paz.

El representante la OLP en Washington, Husam Zomlot, aseguró que esta medida es una guerra contra los palestinos que demuestra que Estados Unidos está dispuesto a desmantelar el sistema internacional para encubrir los crímenes israelíes.

Esta decisión se suma a otras tomadas en la misma dirección, como la suspensión de la financiación de Agencia de la Onu para los refugiados Palestinos y el polémico reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel.