Tras la intervención del secretario de la ONU, Ban Ki-moon, y el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, el presidente Juan Manuel Santos fue el encargado de concluir la ceremonia de la firma de la paz y quien en su locución, la cual terminó en medio de lágrimas, resaltó una vez más que «hay una guerra menos en el mundo y es la de Colombia
Publicidad
«.

En un discurso que inició con un aparte del Himno Nacional, “¡Oh gloria inmarcesible! ¡Oh júbilo inmortal! En surcos de dolores, el bien germina ya. ¡La paz germina ya!”, Santos manifestó que este 26 de septiembre se culminó una guerra de 52 años “entre hijos de una misma Nación”.

De igual forma, el Jefe de Estado recordó que es una fecha especial para darle fin a la violencia política que ha sufrido el país por cerca de 70 años, desde la muerte del Gaitán.

“Lo que firmamos hoy es algo más que el acuerdo entre un gobierno y una guerrilla para terminar un conflicto armado. Lo que firmamos es una declaración del pueblo colombiano ante el mundo de que nos cansamos de la guerra, de que no aceptamos la violencia como medio para defender las ideas”, puntualizó.

Así mismo, el Presidente de la República se dirigió a los miembros de las Farc y dijo “hoy, cuando emprenden su camino de regreso a la sociedad, cuando comienzan su tránsito a convertirse en un movimiento político, sin armas y siguiendo las reglas de justicia, verdad y reparación contenidas en el acuerdo les doy la bienvenida a la democracia”.

Al igual que Rodrigo Londoño, Santos también resaltó la importancia en el proceso de paz de los países garantes, los países observadores, las Naciones Unidas y a la Cruz Roja Internacional por su ayuda a consolidar los acuerdos de La Habana.

Y así como inició con un aparte del Himno Nacional, el Presidente concluyó diciendo ¡Cesó la horrible noche de la violencia que nos ha cubierto con su sombra por más de medio siglo!