Como parte de una nueva escalada en la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el gigante asiático demandó al país norteamericano ante la Organización Mundial del Comercio, al considerar que las medidas adoptadas por la Casa Blanca violan las normas de ese organismo.

China anunció el lanzamiento de un procedimiento de solución de disputas en el seno de la Organización Mundial del Comercio en un duro contragolpe al gobierno de Donald Trump, que desató una guerra comercial luego de imponer tasas a las importaciones al aluminio y el acero, medida que afectó inmensamente al gigante asiático.

En el marco de esta disputa, el Ministerio de Comercio chino divulgó una lista de 106 productos estadounidenses cuyas importaciones tendrán cargas del 25 %.

En lo corrido de la semana, Pekín ha impuesto aranceles a 234 productos estadounidenses por un valor total de 53.000 millones de dólares.

Trump aseguró que no existe una guerra comercial pues esta batalla se perdió hace años gracias a personas “incompetentes” que representaban a Estados Unidos.

No obstante, el mandatario también ha impuesto aranceles a 1.300 productos chinos.

Las medidas de las dos principales economías del mundo afectan en conjunto a productos valorados en más de 100.000 millones de dólares y han generado pérdidas en los mercados mundiales.