China ordenó investigar al científico He Jiankui, quien aseguró haber creado a los primeros bebés modificados genéticamente de la historia, un acto calificado de «locura» por más de 100 biólogos y médicos.

Jiankui publicó en YouTube un video explicando su trabajo, en el que afirmó que usó la técnica de edición de genes en un par de gemelas, que consiste en detectar una secuencia, cortar un fragmento y reemplazarlo con uno modificado.

Las niñas, hijas de un hombre portador del VIH, fueron concebidas bajo inseminación artificial y según el científico estarían sanas y serían inmunes a dicha enfermedad.  

Su experimento provocó una oleada de críticas de la comunidad científica a nivel mundial, incluso la universidad a la que él pertenece declaró que no tenía conocimiento de la investigación y desacreditó su supuesta primicia.